Lic. Arturo Prins

Lic. Arturo Prins
Lic. Arturo Prins

Los “tigres asiáticos”

Arturo Prins

El economista Jeffrey Sachs decía, en un reportaje publicado en La Nación, tras nuestra crisis de 2001: “Entendí mejor a América latina cuando la comparé con Asia, más decidida al desarrollo de la ciencia y al impulso de la educación. ¿Entenderán los líderes políticos argentinos que el país necesita una nueva economía internacionalmente competitiva, una economía del conocimiento?
En artículos anteriores (CRITERIO N° 2414/15/16) nos referimos a exponentes asiáticos de esa economía –Japón, China y Corea del Sur– que les permitió reducir la pobreza y ubicarse entre las naciones más avanzadas.
Corea, Hong Kong, Singapur y Taiwán lograron por esa vía un desarrollo regional tan rápido que se los llamó los “tigres” o “dragones” asiáticos. Un estudio de 2004, con indicadores del Banco Mundial, comparaba el crecimiento de esos países con el de la Argentina. Las cifras impresionan y de ellas se deduce por qué Sachs comprendió lo que nos ocurría. Veamos: el estudio muestra que, en 44 años de haber implementado la economía del conocimiento, los “tigres” tenían un incremento de sus PBI de entre 1.700 y 2.500% (promedio anual: 7 a 8%); la Argentina crecía en el mismo período 125% (2% anual). Mientras el aumento del ingreso per cápita de los asiáticos, tras 20 años de aplicar la mencionada economía, era de entre 800 y 1.400%, el de la Argentina llegaba a 59% también en 20 años (1960-79) y a 66% en 42 años (1960-2001).
Los “tigres”, a diferencia de la Argentina, tienen reducidas superficies en el sudeste asiático, con clima tropical y sub-tropical húmedo, escasos recursos minerales y muy pocos suelos fértiles. Sólo el 7% de las tierras de Hong-Kong son cultivables, el 22% de las de Corea y el 25% de las de Taiwán; la pobreza de las de Singapur hizo que el país desarrollara modernas técnicas de cultivo con muy buenos resultados. Ellos emplean así su inteligencia para enfrentar la escasez natural. Nuestro inmenso territorio no nos exigió esa imaginación. Exigidos por las limitaciones, los “tigres” crearon una industria manufacturera que compitió internacionalmente y produjo uno de los crecimientos regionales más importantes de la historia económica.
Japón fue primero en Asia en lograr un desarrollo que lo llevó a ser segunda potencia económica del mundo, con industrias que incorporaban el conocimiento, como pedía Sachs. Los “tigres” siguieron el modelo japonés con resultados a la vista:
  • 1) Hong-Kong, colonia británica hasta 1997, desde los años ´50 vivió un proceso de industrialización muy reconocido, que la consolidó como centro financiero del sudeste asiático por la creciente confianza en su Bolsa.
  • 2) Taiwán, en los años ´50 tenía una economía básicamente agrícola; desde 1962 hizo reformas para impulsar sus industrias, primero mayormente textiles y luego con productos de alta tecnología.
  • 3) Singapur, tras independizarse del Reino Unido (1965), adoptó políticas orientadas a las exportaciones, en especial en el área electrónica y farmacéutica.
  • 4) Corea comenzó su despegue en los años ´70 y de los “tigres” es el que llegó más alto entre las economías del mundo. Es muy competitiva su industria electrónica y automotriz.

Algunos economistas piensan que estos hechos pueden dar lugar al nacimiento del Siglo de Asia. Otros indican que la presencia del Estado es allí muy intensa, con elevados niveles de corrupción que podrían deteriorar lo logrado.
La Argentina, también objeto de estas críticas, sigue estancada, por lo que debería poner inteligencia en su escasez económica.
© Criterio, 2015

Israel, de los primeros y ante un serio riesgo

Arturo Prins 
Director Ejecutivo de la Fundación Sales

Israel es uno de los países del mundo que más invierte en I+D (Investigación y Desarrollo) en relación al PBI: 4,25%. Estados Unidos, China y Japón aportan el 2,79%, 1,94% y 3,35%, respectivamente, pero destinan más fondos pues sus PBI son mayores.
Israel tiene profesionales muy calificados y cuenta con la mayor concentración de ingenieros del mundo (135 por cada 10.000 habitantes). El gobierno promueve la actividad empresaria y la inversión extranjera, de la que un 7% se destina a I+D. El inversor del exterior tiene libertad de establecerse, salvo en las industrias de defensa y telecomunicaciones; puede adquirir tierras e inmuebles; se le indica que la posibilidad de expropiación es baja y que las compensaciones no son arbitrarias; hay incentivos y créditos en especial a quienes invierten en I+D y altas tecnologías.

Así, Apple abrió al norte de Tel Aviv su segundo centro de I+D fuera de los Estados Unidos –tiene otro en Japón– con cientos de ingenieros. Tim Cook, director ejecutivo de la empresa, les decía: “Apple está en Israel porque aquí el talento en ingeniería es increíble. Sois notablemente importantes para lo que hacemos y creamos.” I+D e innovación son los principales motores del crecimiento de Apple. En 2013 ocupaba el puesto 46 en el ranking mundial de inversión empresaria en I+D; este año ascenderá a los primeros lugares pues en el primer trimestre invirtió US$ 2.000 millones y estima llegar a US$ 8.000 millones a fin de año (33% más que en 2014). La inversión anual en I+D de la Argentina (gobierno y empresas) es menor que la de Apple, teniendo nuestro país muy bajo número de ingenieros. El diputado Alberto Asseff (UNIR) acaba de presentar un proyecto de ley para promover los estudios en todas las ingenierías y así ayudar a implementar una economía del conocimiento, dice en los fundamentos.

Israel es, además, el segundo país del mundo en cuanto a disponibilidad de capitales de riesgo (venture capital) que se aplican a empresas innovadoras de base tecnológica o startups, que surgen de las llamadas “incubadoras”. En 2013 nacían en Israel dos startups por día, con la consiguiente generación de empleo, con “dineros semilla” de entre US$ 200 mil y US$ 1 millón que recibía cada empresa.

El estudioso español Javier Megias se preguntaba de dónde provenía tal capacidad inversora. No lo convencía la respuesta de que “los judíos tienen mucho dinero”. Visitó Israel y entrevistó al padre del venture capital y de las “incubadoras”, Yigal Erlich, que explicó cómo el gobierno diseñó en 1992 un inteligente programa con fondos públicos y privados, más aportes extranjeros, que permitieron la creación de 5.000 startups con una inversión de US$ 26 billones. El programa generó una fuerte industria del venture capital y fue imitado por países innovadores como Corea, Taiwán, Australia y otros. Megias concluyó que no había una única respuesta para comprender este hecho, aunque no dudó de que la Yozma (“iniciativa” en hebreo) había sido determinante.

Pero Israel tiene un serio riesgo. Según un reciente informe de la ONU, la guerra contra Gaza en julio de 2014 y el consecuente boicot internacional, hizo caer la inversión extranjera: en 2013 los flujos aumentaron 48% (US$ 11.800 millones) mientras que en 2014 cayeron 46% (US$ 6.400 millones). En 55 días de guerra murieron 2.130 palestinos, incluyendo mujeres y niños; hubo 11.000 heridos y medio millón de habitantes de Gaza fueron desplazados por los bombardeos. La economía, así, no se desvincula de la política.